Renovar tus muebles con pintura

17 marzo 2017

Da un nuevo toque a tus muebles con una mano de pintura

Si te gusta la decoración, tienes maña y quieres darle un toque diferente a tus muebles prueba a pintarlos. Como pintores en Madrid, sabemos que sigue siendo tendencia y si tienes los utensilios adecuados podrás darle un toque prácticamente idéntico al que te aportaría un profesional.

pintores madrid

Como especialistas en pintura, el primer consejo que tienes que tener en cuenta es que no todas las pinturas son adecuadas para pintar muebles.

consejos pintar muebles

Utiliza la pintura adecuada

Cuando vayas a la tienda a comprarlas tienes que leer con detenimiento cada una de las etiquetas para asegurarte de que son compatibles con la madera. Asimismo, si el mueble va a formar parte de un patio o una terraza es esencial que apuestes por una pintura indicada para exterior. En el caso de que además incluya mimbre aquel elemento que quieras renovar con un toquecito de pintura, quizás sea mucho más acertado optar por pintura en formato spray. ¡Otro apunte! También necesitarás barniz para el acabado final.

Si ya tienes la pintura, ahora tienes que revisar si tienes las herramientas necesarias para realizar tu trabajo. Para las superficies planas hazte con un rodillo (mejor si cuentas con dos o tres de tamaños distintos), una brocha y un pincel.

Ya tienes los “ingredientes” necesarios para comenzar tu obra de arte por lo que ya puedes coger el mueble en cuestión y ponerte a trabajar con él.

Si se puede desmontar y montar fácilmente te recomendamos que lo desmontes y trates todas las piezas de manera individual. Si no puedes, quita al menos los agarradores para un acabado mejor. ¿Por dónde tienes que empezar?

  1. Lija bien las superficies para eliminar el barniz y la pintura que tenga el mueble. Un pequeño truco es que lijes siempre en la misma dirección que tenga las propias vetas de la madera.
  2. Limpia todos los restos de polvo y aplica la primera capa denominada “de imprimación” para que aporte un efecto sellador. En el caso de que la pintura adquirida ya cuente con la base de imprimación podrás pasar directamente al paso número tres.
  3. Aplica el color deseado al mueble. Para alcanzar un acabado perfecto, lo ideal es que des dos pasadas para que la pintura quede extendida de la manera más uniforme posible.

Como profesionales en el mundo de la pintura te aconsejamos el uso del color blanco. Nunca pasa de moda, de hecho, cada vez se demanda más. Es un tono moderno que aporta gran luminosidad. Sin embargo, también puedes optar por otros colores y otro tipo de combinaciones.

Es decir, si te gusta el arte y se te da bien la pintura puedes hacer cualquier detalle que tengas en mente en tu mueble. Puedes marcar ligeramente el diseño con lápiz y después usar pintura para ir completando. Busca por Internet para obtener alguna idea y verás qué resultados de restauración obtienes tan buenos.

Cuando ya se haya secado la pintura tendrás que aplicar un barniz de tipo incoloro brillante o mate (según el acabo que quieras) para que la superficie esté correctamente protegida.

¿Has pintado ya alguna vez uno de tus muebles? ¿Qué tal ha sido el resultado final? También se les puede dotar de un efecto envejecido para darle un toque extra a la decoración rústica de una casa. ¿Lo has probado alguna vez? Se puede emplear tiza, betún de judea… ¡Cuéntanos tu experiencia!

Más información

5/5 - (5 votos)